Pueblo de Andés
   Patrimonio
   AVV San Pedro
   Las Fiestas
   Actividades
   Boletín Informativo
   Noticias
   Enlaces
   Album de Fotos
   Centenario Escuela
   Plan Ordenación
 
 
  LAS PRIMERAS ASOCIACIONES DE VECINOS
 
Los trabajos del movimiento vecinal pronto se quedan en el olvido y no aparecen reflejados en la historia de los pueblos. No se encuentran entre aquellos acontecimientos considerados importantes por los encargados de escribir la evolución histórica de los pueblos, villas y ciudades. Sin embargo puede decirse que el movimiento vecinal fue un elemento básico que contribuyó a la organización y al cambio social de los pueblos y fue un punto de arranque de logros y mejoras sociales importantes.
Las asociaciones de vecinos no intentan sólo dar soluciones a los muchas carencias existentes, sino que, ante todo, favorecen el encuentro y el trabajo solidario. El pueblo, la villa, la ciudad, se convierten en un núcleo organizado, activo, en el que, junto a la movilización por un determinado problema, las asociaciones de vecinos abordan todos los asuntos de la vida diaria, desde la vivienda, la educación, la sanidad, el estado de las comunicaciones, los abastecimientos de aguas, etc. hasta la organización de las fiestas patronales y populares.
Las asociaciones de vecinos empiezan su andadura entre los años 60 y 70 en los barrios de los alrededores de algunas grandes ciudades, en un momento en el que el objetivo de lograr mejorar las condiciones de vida de los pueblos y ciudades no se podía conseguir si antes no se alcanzaban las libertades democráticas.
En el concejo de Navia surgen entre los años 1977 y 1979. Las asociaciones de vecinos de Andés, Anleo, Navia, Puerto de Vega, Vigo, Villapedre y un poco después Cabanella, nacen por causa de un problema concreto en cada lugar. Tienen como punto de arranque las reivindicaciones populares que tienen que ser llevadas por una organización que movilice a la gente ante las administraciones públicas en un momento en el que los pueblos estaban totalmente abandonados, sin saneamientos ni traídas de agua, sin recogida de basura, sin suficiente potencia eléctrica, con los caminos en mal estado y ya no digamos como estaba la situación sanitaria y cultural, mejor no acordarse.
Esta movilización vecinal no fue obra de un grupo aislado de gente, sinó que contó con la simpatía y el apoyo de la mayoría de los sectores sociales y muchos profesionales colaboraron activamente en el asesoramiento y en la realización de los proyectos vecinales. Se hicieron experiencias muy interesantes de participación de los vecinos y vecinas al tratar los temas de una manera democrática, aportando soluciones y comprobando la viabilidad de los esfuerzos realizados por el conjunto del vecindario. Fue un movimiento sin tradición cultural que estableció una comunicación fluida con los partidos políticos, sindicatos y medios de comunicación. Se organizaron internamente haciendo vocalías, comisiones, reuniéndose con la gente, publicando boletines informativos, organizando actividades culturales, recuperando las costumbres y tradiciones y también la lengua de esta zona.
En un momento en que los ayuntamientos estaban en bancarrota fue necesario rehabilitar escuelas, acondicionar parques y jardines, limpiar playas y caminos... Estas tareas movilizaron a muchos vecinos y vecinas que tuvieron la oportunidad de aportar su colaboración y convertirse en voluntariado social sin esperar más recompensa que el trabajo bien hecho y la solidaridad con sus vecinos y vecinas. En fin, se llegó a un modelo participativo que no se limitaba sólo a la reivindicación sino que se asume que la solución de los problemas es tarea de todos.
En 1979 se constituyen los primeros ayuntamientos democráticos. El movimiento vecinal participa en las elecciones. Los resultados no son los esperados, pero con un representante en la corporación municipal las cosas empiezan a cambiar.
Por otra parte, también se empieza a superar el localismo y el aislamiento. Se llega a la conclusión de que los problemas son comunes a todas las asociaciones y que es necesario afrontarlos colectivamente. En estos momentos es necesario destacar el trabajo conjunto realizado por las asociaciones de vecinos, asociaciones de padres, sindicatos y partidos políticos con el objetivo de conseguir unas instalaciones sanitarias dignas. Muchas reuniones en Serantes, en Navia, en Oviedo..., con responsables de Sanidad, consejeros, alcaldes, Consejo Regional de Asturias, ministros, etc. Recogida de firmas, presiones de todo tipo, elaboración de informes, documentos, mapas... un trabajo y un esfuerzo considerable de todos coordinado por la Asociación de Vecinos de Navia.
En 1983 se celebraron las segundas elecciones municipales. Las personas más destacadas por su trabajo en el movimiento vecinal pasan a formar parte de la nueva corporación, pero ahora encabezando las candidaturas de los partidos políticos que asumen parte de las reivindicaciones vecinales.
Las asociaciones de vecinos pasan en la actualidad por su peor momento. Unas desaparecen y las que logran sobrevivir tardan bastante tiempo en recuperarse. Pero, ya son otros tiempos.
 
Las primeras AVVs   
¿Quienes somos?   
¿Dónde estamos?   
Historia de la AVV   
Junta Directiva   
Hemeroteca   
 
 
  2019 Asociación de Vecinos SAN PEDRO
Campo de San Pedro, 33.719 - Andés (Navia)
Principado de Asturias
Contacta      Sugerencias      Créditos